El café biológico

Torrefactores desde 1934, somos una empresa familiar. Nuestra pasión por el café nos convierte en actores de esta cultura en el mundo entero. A la cabeza de la fila francesa del café justo, nuestro compromiso activo en su cultivo biológico es una prueba. Nuestros fundamentos: calidad, ética, innovación.

Cultivo bio, cultivo sostenible

El café biológico se produce sin la utilización de abonos (en un suelo libre de trazas desde 5 años) ni pesticidas de síntesis. En una gestión biológica global – ciclos, actividades de los suelos -, excluye los organismos genéticamente modificados. Está obligatoriamente sometido a una norma y a un pliego de condiciones estricto que permiten su certificación. El control y la certificación son realizados por marcas internacionales oficiales e independientes, tales como ECOCERT en el país productor o el sello AB en Francia.

Cultivo bio: hacia una completa trazabilidad

El café debe ser certificado dos veces al año por un sello bio: en el momento de la producción, en su país de origen, y durante la venta en el país de consumo. El productor indica, cotidianamente, los actos y eventos de la plantación, la naturaleza y la cantidad de todos los productos utilizados en el cultivo pero también durante el almacenamiento y el transporte. Igual transparencia para el torrefactor en el proceso de transformación y las condiciones de embalaje. El café bio, es un avance para una trazabilidad de la plantación a la taza.

Cultivar un café biológico


  • Primeroes un mantenimiento minucioso de la plantación: podar los cafetos para reforzar su crecimiento, su rendimiento, retirar los brotes, dejando solo dos o tres, eliminar las plantas poco productivas, renovar las plantaciones en cuanto la generación precedente sobrepasó su máximo.
  • Es también descartar el abono químico para no agotar el suelo. Por lo tanto se debe terminar con el cultivo intensivo para permitir una rotación de las parcelas, su puesta en reposo, su enriquecimiento mediante la técnica ancestral del cultivo sobre chamizado. Según las necesidades de los árboles, utilizar un abono hecho con la pulpa de la cereza del café, las hojas y ramas del cafeto: ¡en el café nada se derrocha!
  • Finalmente, la protección, con las barreras vivas: plantas erigidas en vallas densas, retienen el suelo y el abono, impidiendo la erosión. La lucha contra los parásitos se efectúa empleando los medios tradicionales: aplicación de cales y ceniza, trampas – como para la boca, que se come el corazón de la cereza del café, en América central. Y, para las plantaciones bajo la sombra- de donde proceden todos los cafés Malongo - la regulación térmica y el filtro natural que ofrecen los árboles protectores es un elemento determinante para la conservación de la buena salud del cafeto… y un estímulo para la biodiversidad.
  • Estas son algunas reglas del cultivo biológico del café determinadas por la IFOAM, organismo internacional de dirección, de unión y de apoyo al cultivo biológico en el mundo.

El plusde la elección  Malongo:

En nuestra gestión de calidad, escogemos el café biológico recolectado a la mano: es el método del picking. Sólo se recogen las cerezas perfectamente maduras: una recolección no contaminante, un respeto de los ritmos del cafeto (flores y frutos viven juntos), la optimización del rendimiento de un árbol, proceder a una segunda recolecta en vez de plantar de cualquier forma. Estas prácticas permiten la conservación del empleo, y son la garantía de una calidad gustativa óptima.

Transporte y función del torrefactor en la cadena bio

El café biológico recibe control y cuidado tanto después de su recolecta, como a lo largo del pro

ceso que lo llevará hasta la taza del consumidor.

  • De la plantación a la cooperativa, es despulpado, secado, liberado de su fina película protectora y colocado en sacos de yute a través de medios exclusivamente naturales.
  • De la cooperativa al contenedor de exportación, no puede en ningún caso almacenarse con productos no biológicos.
  • Todos los recipientes que lo recibirán a partir de su aceptación en nuestra planta serán sistemáticamente limpiados según un protocolo preciso para preservar toda su pureza. Cultivo bio, cultivo sostenible

El café biológico se produce sin la utilización de abonos (en un suelo libre de trazas desde 5 años) ni pesticidas de síntesis. En una gestión biológica global – ciclos, actividades de los suelos -, excluye los organismos genéticamente modificados. Está obligatoriamente sometido a una norma y a un pliego de condiciones estricto que permiten su certificación. El control y la certificación son ejercidos por marcas internacionales oficiales e independientes, tales como ECOCERT en el país productor o el sello AB en Francia.

Descafeinado y biológico

Malongo recuperó y adaptó la técnica más antigua y natural del descafeinado.

¡Sin producto químico… sólo agua!  La innovación pasa a veces por un regreso al origen…

Café biológico, comercio justo, eco-responsabilidad, tradición… innovación

o   Colocando al hombre en el centro del sistema económico liberal, el comercio justo tiende a restaurar el equilibrio ecológico– excluye lo cuantitativo, incita al cultivo biológico y a la biodiversidad – y permite un avance de la calidad del café, del placer encontrado en la autenticidad, la multiplicidad, la riqueza y la increíble diversidad de sus sabores originales.

o   Calidad, igualdad, respeto del hombre y de su medioambiente: en Malongo, optamos por una gestión integralmente responsable. Para contribuir y compartir esta opción con el consumidor, aplicamos constantemente toda nuestra potencia de innovación.