Remover cielo y tierraUn compromiso que tiene sus raíces en la pasión.

Torrefactor desde 1934, Malongo hace su entrada en el comercio equitativo en 1992, después de un encuentro entre su director general Jean-Pierre Blanc y el padre Francisco Van der Hoff. Desde entonces, la marca recorre el mundo para encontrar nuevos terruños cafetaleros y ayudarlos a obtener la preciosa certificación equitativa. Paralelamente, Malongo multiplica las acciones para implicar las instituciones internacionales y se dedica a promover el comercio equitativo en Francia.

Del alma del café

Mucho más que una estrategia, el compromiso en comercio equitativo es una política de empresa, es decir, un alma. No es el interés comercial el que es el único motor de nuestra acción, lejos de ello. Si se ama un producto agrícola, entonces se ama a quien lo cultiva. No imaginamos a un somelier dispensarse de tomar el camino para salir el encuentro del viñedo y de los viticultores. Pasa tiempo en los terruños, discuta, intercambia opiniones, bromea. Al hacerlo, refuerza naturalmente los lazos de confianza mutua con el eslabón maestro de la cadena de fabricación del producto al que ha consagrado su vida. No es sólo necesario para el dominio de su oficio, sino que es también un placer y un encanto sin cesar renovados. Es así que puede reconocer en cada uno de los caldos la personalidad, la experiencia, el ardor en el trabajo y la pasión de cada viticultor. De igual forma, nuestros cafés llevan consigo los nobles aromas del trabajo y del cultivo de aquéllos que los hicieron nacer. ¿Cómo podríamos sólo imaginar encontrar un productor en la miseria y el desarraigo y quedar impasibles o, peor aún, aprovecharnos de la situación para comprarle su mercancía por debajo de su verdadero valor?

La experiencia, la creatividad, la pasión de Malongo engendran una energía ardiente, indispensable para llevar a cabo proyectos tan complejos. La eficacia demostrada por Malongo le ha valido ser recompensado por el Premio 2008 Entreprise & Environnement, categoría “Iniciativas y administración del desarrollo sostenible”, otorgado por el Ministerio del Desarrollo Sostenible.

 

 

Sao Tomé: la aventura de un nuevo café certificado

Malongo viene, ve y pasa a la acción / A finales de 2010, Malongo lanzaba e sus boutiques el “Café del medio del mundo”, cosecha procedente del trabajo de los cafeicultores de la República de Sao Tomé y Príncipe, pequeño archipiélago del Golfo de Guinea que figura entre los países más pobres y más endeudados del mundo. Este café está aún en espera de sus certificaciones biológica y equitativa, pero su historia ilustra la naturaleza y la amplitud de los retos que Malongo debe enfrentar para dar nacimiento a un nuevo café certificado.

 

Laos: ¡el gusto del riesgo!

El comercio equitativo exige audacia y rapidez de reacción /La excepcional cosecha laosiana de las altas mesetas de Boloven nunca habría podido hacer su entrada en la gama Malongo sin las investigaciones, iniciativas y riesgos que constituyen el alma de la marca. O de todo lo que hace Malongo para proponer cafés únicos.