Extractos del manifiesto de los pobres

Extractos del libro del padre Van der Hoff que iluminan su alegato por un neocapitalismo social y medioambiental y testifican de su credibilidad.

 

“Creo que es posible otra organización social porque el capitalismo no es nada más que la organización sistemática y legal de las injusticias, de las desigualdades y de las exclusiones”...
 
“El comercio justo no es sólo la introducción en el mundo del mercado de una dimensión social, sobre todo es que se reconozca la diferencia y que se instauren reglas que controlen la violencia de la economía y del mercado”.
“Las principales causas del malestar de la modernidad son el individualismo, la racionalidad instrumentalizada y la burocracia autocentrada”.
“Hay una fallo en el capitalismo de responsabilidad ciudadana porque nadie es responsable... La Providencia del mercado liberal es una pura invención. Crea una ilusión que sirve para hacer creer a los excluidos, a los pobres, a los campesinos como a los mendigos en las promesas del progreso del sistema bajo la cubierta de un discurso peligroso que defiende un combate contra la pobreza”.

“La pobreza no cae del cielo. Es el hombre quien la produce, la sociedad quien la quiere”.
“No estoy en contra del beneficio, pero hay que controlarlo y distribuirlo. Todo el reto es el “democratizarlo”, “repartirlo”.

“No estoy en contra de la mundialización porque deseo mundializar el comercio justo... No estoy en contra de la globalización sino por una globalización de la solidaridad”.

“No nos rebelamos contra el mercado porque estamos y deseamos estar en el mercado, pero un mercado diferente, humano, democrático y social”.

“El comercio justo da al consumidor la posibilidad de ser el actor pensante de sus propias decisiones de compra”.
 
 ”La caridad – digamos en el plano de ayuda internacional - es una especie de forma incorrecta imaginada por los detentores del sistema en compensación de lo que hubiera podido hacerse”.

“El mecanismo de las ONG es el arma de destrucción masiva que justifica el sistema liberal”.

“Gracias al comercio justo, los campesinos al fin han podido tener techos y pisos sólidos, obtener un centro de salud, un médico, enviar a sus hijos a la escuela, cuidarlos. Todo esto los pobres no lo han mendigado, lo han adquirido a cambio de un trabajo remunerado más equitativamente”.

“La propuesta del comercio justo es crear empresas sociales y solidarias en asociación con consumidores conscientes y responsables a nivel mundial... Es una corrección fundamental al sistema capitalista dominante”.

“Naturalmente tenemos vocación para entendernos con pequeños actores siempre amenazados por los grandes de perder lo poco que tienen. Sólo es con socios de pequeño o mediano tamaño que esto puede funcionar”.

“Hay esperanza en los valores transmitidos por los pobres, los de abajo, los desheredados”.

“No se puede confiar en la mano invisible que se supone regula los mercados. No funciona, es una utopía”.

“La regulación mundial debe venir de abajo”.

“En realidad, todo está vinculado, el comercio justo, el medio ambiente, el aspecto social, el económico, la política o incluso el microcrédito. Negarlo es negar la vida, la propia humanidad”.